jueves, 6 de noviembre de 2014

SERVICIO



Viernes en la noche. Visitaría un nuevo lugar de comida árabe. Su propuesta gastronómica incluye 3 platos exclusivamente con carne de cordero. Ya los quería probar.

El restaurante está ubicado en la esquina de una concurrida calle, con capacidad aproximada para 40 comensales. Una cocina abierta, a la vista de todos.

A la espera de ser atendidos o amablemente ser bienvenidos, nos sentamos. Pero debo decir que todas mis expectativas se fueron al piso por la mala atención recibida y la poca disponibilidad de la persona frente al negocio para explicarnos el menú o variarlo según mis preferencias alimenticias.

Finalmente ordenamos 2 platos, los cuales tenían muy buena sazón pero el sinsabor por la mala atención perduró durante toda la velada. Tan pronto terminamos, nos marchamos.

 En su libro La ruta del servicio, Gabriel Vallejo López nos explica un poco más sobre este factor esencial y determinante si queremos fidelizar un cliente y no solamente venderle el producto o servicio. Él expone: 



‘’La cultura del servicio es algo que se enseña con el ejemplo, y si en la cabeza no hay un líder a quien le apasione el tema, tampoco habrá empleados con vocación de servicio’’.

No hay comentarios:

Publicar un comentario