viernes, 19 de diciembre de 2014

2 MODELOS DE VENTA DE ALIMENTOS, UN MISMO RETO PARA EL PRODUCTOR (Parte 2)


En el artículo anterior (parte 1) hablábamos sobre cómo la llegada de Pricesmart y la permanencia de Makro en el mercado local suponen grandes retos para el productor nacional de alimentos y la introducción de nuevas estrategias de mercadeo y/o presentación de sus productos para responder a estos cambios o demandas latentes.

‘’La permanencia en el tiempo de las empresas está determinada más por la forma como resuelven una necesidad ya existente, que por el producto en sí, ya que este último puede ir cambiando y modificándose, 
mientras la necesidad permanece’’. 

(Tomado de: Bien Pensado - http://bienpensado.com/la-miopia-del-marketing-2-resuelva-lo-mismo-pero-distinto/)


Por tanto, en contraposición con las grandes marcas o cadenas de supermercados está D1: un formato de tienda barrial con altísima expansión en los últimos años y con una propuesta completamente opuesta.

Dentro de sus políticas empresariales prima que: 1. el cliente no paga por empaques costosos o llamativos, 2. se abaratan costos al tener tiendas pequeñas y más cercanas al consumidor, 3. poca decoración o publicidad en las tiendas, 4. se evitan gastos adicionales al colocar los productos en su empaque original, 5. sólo cuentan con el personal necesario para el servicio, 6. sólo pago en efectivo 7. no hay servicio de empacadores o bolsas (se deben comprar o llevar).


Quizás, todos estos aspectos o premisas resulten una locura para quienes toman pocos riesgos en los negocios pero para sus creadores fue el valor diferenciador y la estrategia de posicionamiento más efectiva.

La clave está en detectar las necesidades y arriesgarse a ofrecer productos/servicios que las suplan de una forma diferenciadora. Siempre hay lugar para todas las propuestas en el mercado, sólo hay que hacerlo asertivamente.



No hay comentarios:

Publicar un comentario